Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Educación para la ciudadanía: la dimensión emocional

Por Rafael Bisquerra

En la anterior entrada abordamos el lugar que la educación emocional debe ocupar en la educación para la ciudadanía. Hoy veremos cuál es el procedimiento correcto para la adquisición de las competencias emocionales.

Un análisis superficial podría llevar a la errónea conclusión de que a partir de los conocimientos ya se adquieren las competencias. Lo cual se podría representar así:

Pero la evidencia empírica demuestra que para que se produzca el comportamiento no es suficiente con los conocimientos. Se requiere una motivación. Emoción y motivación son el anverso y reverso de la misma moneda. Motivación proviene del latín “movere”; emoción procede de la misma raíz latina y significa “ex movere” (sacar hacia fuera). Se ha observado que cuando una persona ha experimentado una emoción intensa, necesita sacarla fuera de alguna forma: comunicándoselo a otras personas, gritando, riendo, llorando, etc. La persona que experimenta una emoción está motivada par actuar en algún sentido. La relación entre emoción y motivación es evidente.

Por lo tanto, para adoptar un comportamiento cívico, activo y responsable no es suficiente con los conocimientos; se necesita una implicación emocional. Esto significa la asunción de unos valores que no vienen impuestos desde fuera, sino que hay una implicación y motivación intrínseca, “desde dentro”.

Dicho de otra forma, el modelo más efectivo de educación para la ciudadanía debe incluir a la educación emocional entre los conocimientos (cognición) y los comportamientos. Gráficamente el modelo podría representarse así:

Por lo tanto, en la educación para la ciudadanía hay que considerar tres dimensiones: cognitiva (adquisición de conocimientos), emocional (competencias emocionales) y comportamental (competencias para la ciudadanía).

Más información:

Educación emocional y convivencia. El enfoque de la educación emocional, Rafael Bisquerra, ed. Wolters Kluwer.



escrito el 12 de Abril de 2011 por en Rafael Bisquerra

etiquetas: ,


Recursos Relacionados

 

2 Comentarios en Educación para la ciudadanía: la dimensión emocional

  1. 1

    Profesor: muy interesante su artículo como todos los que publica. Soy maestra de Educación Infantil, e intento abordar desde la práctica los conceptos de Inteligencia Emocional, tema que me apasiona. Le invito a qué visite mi blog,ya que sería para mí un honor su sincera opinión, en el cual intento reflejar parte de mi experiencia en el aula.
    Saludos cordiales
    Silvina
    http://silvina-porelcaminodelasemociones.blogspot.com

  2. Fatima Trejo | 06-10-2011 a las 3:06 | Denunciar Comentario
    2

    Profesor cada articulo que publica es demasiado interesante, sin embargo me he encontrado con docentes que aun no conocen el tema… tienden a confundirlo con intekigencia emocional.. cuando en realida es educacion emocional, soy de venezuela y docente de bachiellerato…. al conocer este tema me he interesado en el estudio del mismo hasta el punto de realizar un trabajo de investigacion “Evaluacion del desempeño docente a traves de la educacion emocional”..me gustaria tener mas orientacion en cuanto al tema… gracias….

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar