Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Sentir y Pensar

La flor aventurera

escrito el 3 de Noviembre de 2011 por en Begoña Ibarrola

Por Begoña Ibarrola.

La margarita quiere ver la nieve, y por eso, cuando el hada del sueño toca las flores para que se vaya a dormir, ella se queda despierta. No sabía que el frío y el viento del otoño podían ser peligrosos para ella, pero descubre cosas sorprendentes y encuentra en el jardín unos amigos que le ayudarán a cumplir su sueño.

En este cuento se habla de … el miedo y las ilusiones, pero también de la amistad, de la cooperación y de la ayuda entre todos.


Con el otoño llegó el viento y el frío, y las golondrinas se fueron a pasar el invierno a lugares más cálidos. Los días cada vez eran más cortos y las noches cada vez eran más largas. Todo el campo y el jardín entraban en reposo.

Las mariquitas también se preparaban para el gran sueño buscando un lugar donde esconderse, incluso el caracol se metía en su concha para no salir en bastante tiempo.

Pero la margarita era muy curiosa y quería saber cómo era la nieve, así que decidió hacerse la dormida cuando el hada del sueño la tocó con su varita mientras decía:

– ¡Dormid, dormid, florecillas,

margaritas, amapolas, gitanillas,

dormid, dormid, dormid!

Y ellas, dulcemente, se acurrucaron entre la hierba, que también se desmayaba por la fuerza del viento.

La margarita empezó a temblar mientras pensaba: “¡Ay, ay qué frío, qué viento! ¿Qué haré para abrigarme?”.

Buscó a su alrededor y pidió a unas hojas de castaño que la taparan, pero ellas le dijeron:

– No podemos servirte de abrigo, debemos ir a donde el viento nos lleve, pero puedes pedirle al helecho que te tape un poco para protegerte, y pídele al musgo que te haga un lecho verde alrededor del tallo, así te sentirás un poco mejor.

Antes de irse de allí, las hojas de castaño le preguntaron:

– Pero… ¿por qué no te has dormido como las otras flores cuando pasó el hada del sueño?

La margarita les contestó:

– Siempre he querido conocer la nieve, y este año he decidido quedarme hasta que la vea.

– Muy bien, pero tú sabrás lo que haces, es muy peligroso –le dijeron preocupadas mientras se marchaban volando empujadas por el viento.

Continuar leyendo… "La flor aventurera"


seguir leyendo...

EL DÍA EN QUE EL SOL SE ENFADÓ

escrito el 8 de Julio de 2011 por en Begoña Ibarrola

Por Begoña Ibarrola.

El Sol está enfadado porque los habitantes de la Tierra no le dan las gracias por su trabajo. Entonces decide no volver a salir, lo cual tiene unas consecuencias desastrosas para todos los habitantes del planeta. La Luna y las estrellas también se sienten muy mal por esta decisión que les hace trabajar horas extras.

En este cuento se habla de … la gratitud, del enfado y de la forma de solucionar un conflicto a través del diálogo y el cambio de actitud.


El Sol estaba ya muy cansado de salir todos los días a iluminar la Tierra y darle calor. Estaba además muy enfadado con sus habitantes porque eran unos desagradecidos. En otros tiempos, todos los días le daban las gracias al salir y le despedían al atardecer, levantaban monumentos en su honor, le dedicaban canciones, grababan su cara en las piedras, le hacían versos, y él se sentía muy orgulloso de lo que hacía y muy feliz.

Pensaba: “Gracias a mí maduran los frutos, os doy vitaminas que os ayudan a crecer y estar sanos, derrito los hielos y tenéis abundante agua, sin la que no podríais vivir. Ayudo a que salgan miles de flores que os alegran la vista y el olfato, y un montón de cosas más. Y a cambio, ¿qué hacéis los seres humanos por mí? Nada, ni caso, como si fuera mi obligación salir todos los días a calentar la Tierra”.

Estaba tan, tan furioso, que decidió darse unos días de vacaciones y no brillar en el cielo.

Y ¿sabéis lo que pasó? Que aquello fue un auténtico desastre: la Luna y las estrellas se enfadaron mucho porque tuvieron que hacer horas extras y no podían irse a descansar. Estaban indignadas. ¿Cómo podía el Sol hacer semejante locura?

Empezó a hacer frío, cada vez más frío. Las flores no se abrían, las frutas no maduraban, los animales estaban despistados, pues no sabían cuándo dormir y cuándo despertar. Las luces de las calles y de las casas tenían que estar encendidas todo el tiempo. La gente empezó a ponerse triste, muy triste, y algunos incluso enfermaron.

A los niños les costaba mucho levantarse para ir a la escuela:

–Mamá, déjame dormir un poco más, que todavía es de noche.

–No, cariño, que ya es la hora. Ya es de día, aunque el Sol no haya salido todavía.

Los responsables de todos los países del planeta estaban muy preocupados, pero no sabían qué hacer hasta que a uno se le ocurrió una idea: debían ir a hablar con el Sol.

Continuar leyendo… "EL DÍA EN QUE EL SOL SE ENFADÓ"


seguir leyendo...

AVENTURA EN EL RÍO

escrito el 31 de Mayo de 2011 por en Begoña Ibarrola

Por Begoña Ibarrola.

Andrés se encuentra un día un hada en el fondo de un río. El hada le ayudará a comprender que no puede estar siempre contento y hacer las cosas que le gustan. También le ayudará a descubrir que su emoción no depende del lugar donde se encuentre, sino que es un estado interior que depende mucho de él.

En este cuento se habla de … la alegría, de la tristeza y del miedo a lo desconocido.


Casi todos los veranos, Andrés iba al pueblo donde nacieron sus padres y allí se bañaba con sus amigos en el río y se lo pasaba muy bien.

Una tarde en la que estaba un poco triste, al sentarse en una roca con la mirada fija en el agua, vio que algo brillaba en el fondo. Metió la mano para sacarlo y se llevó una gran sorpresa cuando al abrirla apareció un hada muy, muy pequeña, con alas relucientes y brillantes.

–¡Hola!, no te asustes, soy el hada del río y me llamo Cantarina.

–Yo me llamo Andrés –dijo él mientras la miraba asombrado–. ¿Qué hacías bajo el agua?

–Soy la encargada de hacer que el río cante –dijo el hada–. ¿Y tú qué haces por aquí?

–Vengo con mis padres a este pueblo en vacaciones, cuando se acaba la escuela.

–¿Y te lo pasas bien aquí?

–Sí, estoy muy contento porque hago cosas que en la ciudad no puedo hacer. Allí me aburro mucho.

–¿Y qué cosas son esas?

–No tengo que ir a la escuela ni madrugar, me acuesto más tarde, me voy con mis amigos por ahí y juego a cosas muy divertidas.

–Y aquí, en el pueblo, ¿siempre estás feliz y contento?

–Bueno… siempre no.

–Y en la ciudad donde vives, ¿siempre estás triste o aburrido?

–Bueno… siempre no.

–Así que te das cuenta de que estar contento o estar triste no depende del lugar donde te encuentres… ¿no? –concluyó el hada.

Continuar leyendo… "AVENTURA EN EL RÍO"


seguir leyendo...

Educar las emociones a través de los cuentos

escrito el 4 de Mayo de 2011 por en Begoña Ibarrola

En el blog Sentir y Pensar queremos poner a tu alcance todos los recursos de los que disponemos para que no te sientas solo en la educación emocional de tus hijos y alumnos. A partir de ahora contaremos con una colaboradora de excepción, Begoña Ibarrola, experta en materia de inteligencia emocional y autora de numerosos libros para niños, padres y educadores. Cada mes nos traerá un cuento con una propuesta de actividades para enseñar a los más pequeños a conocer y gestionar las emociones.


Presentación
Begoña Ibarrola

En esta nueva sociedad cambiante en que vivimos, contar cuentos no es solo una manera de expresarse, sino también un medio para transmitir valores atemporales y educar la dimensión emocional de nuestros alumnos.

Los cuentos son magníficas herramientas para educar las emociones y comprender nuestro mundo interior, a la vez que nos permiten adentrarnos en la vida de otros, observando el mundo y las miles de vivencias que en ellos se plasman desde una distancia de seguridad.

Comenzamos una serie en la que encontrarás varios cuentos que tratan diferentes emociones y sentimientos a través de sus personajes y experiencias.

Propuestas de actividades

Una vez leído el cuento, se pueden realizar numerosas actividades prácticas que a modo de sugerencia acompañan cada relato. Esto no significa que el cuento por sí mismo no sea un elemento valioso, pues en el fondo, cada uno de ellos es un mundo donde se presentan situaciones que el niño puede imaginar y con el que se puede identificar fácilmente, por lo cual su lectura tiene sentido por sí misma.

Las actividades son muy diversas y requieren el uso de diferentes tipos de lenguaje –corporal, pictórico, verbal…–, lo cual permite explorar el mundo de nuestros alumnos a partir de diferentes ángulos, a la vez que ofrece la posibilidad de desarrollar su creatividad y su capacidad de generar respuestas propias.

Continuar leyendo… "Educar las emociones a través de los cuentos"


seguir leyendo...

Educación para la ciudadanía: la dimensión emocional

escrito el 12 de Abril de 2011 por en Rafael Bisquerra
Por Rafael Bisquerra

En la anterior entrada abordamos el lugar que la educación emocional debe ocupar en la educación para la ciudadanía. Hoy veremos cuál es el procedimiento correcto para la adquisición de las competencias emocionales.

Un análisis superficial podría llevar a la errónea conclusión de que a partir de los conocimientos ya se adquieren las competencias. Lo cual se podría representar así:

Pero la evidencia empírica demuestra que para que se produzca el comportamiento no es suficiente con los conocimientos. Se requiere una motivación. Emoción y motivación son el anverso y reverso de la misma moneda. Motivación proviene del latín “movere”; emoción procede de la misma raíz latina y significa “ex movere” (sacar hacia fuera). Se ha observado que cuando una persona ha experimentado una emoción intensa, necesita sacarla fuera de alguna forma: comunicándoselo a otras personas, gritando, riendo, llorando, etc. La persona que experimenta una emoción está motivada par actuar en algún sentido. La relación entre emoción y motivación es evidente.

Continuar leyendo… "Educación para la ciudadanía: la dimensión emocional"


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Educación para la ciudadanía y educación emocional

escrito el 3 de Marzo de 2011 por en Rafael Bisquerra
Por Rafael Bisquerra

En anteriores entradas, vimos cómo la falta de acción en educación emocional, o su rechazo, equivale a privar a la sociedad de oportunidades cruciales, científicamente contrastadas, para su desarrollo personal, social, emocional y académico. La educación para la ciudadanía es un buen marco donde incluir competencias emocionales que contribuyan de forma significativa al bienestar social.

La Educación para la Ciudadanía (EpC) tiene como objetivo potenciar la convivencia y el bienestar. Se sabe que uno de los mayores obstáculos para la convivencia es la violencia. La violencia muchas veces se activa a partir de la ira mal regulada. La ira es una emoción básica que incluye una serie de “familiares”, como la rabia, el enfado, la indignación, la cólera, el odio, etc. Dicho de otra forma, la violencia es una manifestación del analfabetismo emocional.

Es curioso observar cómo una sociedad altamente tecnificada, con acceso a unos recursos tecnológicos inimaginables hace pocos años (móvil, informática, internet, mass media, etc.), parece haber olvidado una de las necesidades básicas del ser humano: su dimensión emocional. Esta necesidad, insuficientemente atendida en la educación formal, es una de las causas de muchos problemas de la sociedad actual. Para preparar para una ciudadanía activa y responsable se hace necesario el desarrollo de competencias emocionales.

La educación emocional no tiene un espacio propio en la educación formal. Tiene que abrirse paso a partir del voluntarismo del profesorado que a partir de una convicción sobre su importancia va integrando en la dinámica de clase aspectos de la educación emocional. Uno de los espacios más apropiados es la tutoría. Otra es la educación para la ciudadanía.

Continuar leyendo… "Educación para la ciudadanía y educación emocional"


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Aplicaciones de la educación emocional

escrito el 2 de Febrero de 2011 por en General
Por Rafael Bisquerra

Tras abordar el concepto de la educación emocional y los contenidos de esta en entradas anteriores, hoy profundizamos en las aplicaciones de la educación emocional.

Las aplicaciones de la educación emocional se pueden dejar sentir en múltiples situaciones relacionadas con aprendizaje, gestión de conflictos, prevención y gestión de ansiedad, desarrollo de la tolerancia a la frustración, autoestima, construcción del propio bienestar subjetivo, etc.

Algunos aspectos más concretos de aplicación son las relaciones interpersonales, la motivación para el estudio, la educación para la ciudadanía,  la comunicación efectiva y afectiva, toma de decisiones, orientación profesional, prevención inespecífica (consumo de drogas,  violencia, anorexia, intentos de suicidio…), etc.

La educación emocional en la formación

Por ejemplo, por lo que respecta a la orientación profesional, estudios recientes han puesto de manifiesto la importancia de las emociones en el proceso de toma de decisiones. Hoy en día sería ingenuo pensar que las decisiones se toman solamente en base a factores racionales. Las emociones juegan un papel decisivo en el momento de elegir. De hecho, los intereses, las actitudes y las motivaciones son eminentemente emocionales. Este es solo un ejemplo de cómo la dimensión emocional afecta a diversos aspectos de la orientación y de la educación en general.

Continuar leyendo… "Aplicaciones de la educación emocional"


etiquetas: ,

seguir leyendo...

Los contenidos de la educación emocional

escrito el 19 de Enero de 2011 por en General
Por Rafael Bisquerra

En la anterior entrada pudimos acercarnos al concepto de la educación emocional y sus principales rasgos distintivos. Hoy expondremos los contenidos que es necesario abordar en el transcurso de una educación emocional adecuada.

Los contenidos de la educación emocional pueden y deben variar según el nivel educativo de los destinatarios. Lógicamente, según la edad y la formación previa, se profundizará más o menos en ciertos aspectos y competencias.

Sin embargo, pueden establecerse algunas áreas de contenidos comunes a todos los niveles, como “grandes temáticas” de la educación emocional:

  • Conocer el marco conceptual de las emociones, los fenómenos afectivos (emoción, sentimiento, afecto, estado de ánimo, trastornos emocionales, etc.), los tipos de emociones (emociones positivas y negativas, emociones básicas, emociones ambiguas, emociones estéticas, etc.). Conocer las características las emociones principales: miedo, ira, ansiedad, tristeza, vergüenza, aversión, alegría, amor, humor, felicidad, etc.
  • Conocer la naturaleza de la inteligencia emocional con sus aplicaciones para la práctica, es decir, las relaciones entre la inteligencia emocional y las competencias emocionales.

etiquetas: ,

seguir leyendo...

Aprender a Pensar